Carta del Prelado con ocasión del Jubileo de la Misericordia

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

  • Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de las misericordias y Dios de toda consolación (2 Cor 1, 3), que, por el gran amor con que nos amó, aunque estábamos muertos por nuestros pecados, nos dio vida en Cristo (…) y con Él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos por Cristo Jesús (Ef 2, 4-6).
  • Palabras de san Pablo que ayudan a centrar, desde el comienzo, lo que me propongo transmitiros con estas líneas. Me mueve a escribiros el deseo de que nos preparemos, del mejor modo posible, para vivir el Año de la misericordia, convocado por el Papa Francisco, con ocasión de los cincuenta años de la clausura del Concilio Vaticano II. Empezará, como conocéis, el próximo 8 de diciembre, y se concluirá en la … Continuar leyendo