Carta del Prelado (julio de 2015)

Queridísimos: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos!

A medida que transcurre el año mariano, procuremos hacer más intensa nuestra plegaria por el próximo Sínodo de los Obispos sobre la familia. El Papa Francisco no cesa de pedir una oración llena de amor por la familia y por la vida. Una oración que sabe alegrarse con quien se alegra y sufrir con quien sufre (…). Así, sostenida y animada por la gracia de Dios, la Iglesia podrá estar aún más comprometida, y aún más unida, en el testimonio de la verdad del amor de Dios y de su misericordia por las familias del mundo, ninguna excluida, tanto dentro como fuera del redil[1].

La intercesión de la Virgen es decisiva. Acudamos a Ella con mucha confianza, mientras preparamos la fiesta del 16 de julio. La memoria litúrgica de la Virgen del … Continuar leyendo

Texto completo de la homilía del Santo Padre en el Parque Los Samanes

En la celebración eucarística en Guayaquil, Francisco recuerda el papel fundamental de María en las bodas de Caná e indica que la familia constituye la gran riqueza social

El pasaje del Evangelio que acabamos de escuchar es el primer signo portentoso que se realiza en la narración del Evangelio de Juan. La preocupación de María, convertida en súplica a Jesús: «No tienen vino» y la referencia a «la hora» se comprenderá, en los relatos de la Pasión.

Está bien que sea así, porque eso nos permite ver el afán de Jesús por enseñar, acompañar, sanar y alegrar desde ese clamor de su madre: «No tienen vino».

Las bodas de Caná se repiten con cada generación, con cada familia, con cada uno de nosotros y nuestros intentos por hacer que nuestro corazón logre asentarse en amores duraderos, … Continuar leyendo